Monthly Archives: marzo 2011

Imanol Marrodán en la inauguración de la exposición de Santiago Sierra en Artium, diciendo ¡NO!

Anuncios

Rebelión y Justicia.

Solicitud de proyectos del Auditorio

Ante el presunto incumplimiento del pliego de condiciones de las bases del concurso de adjudicación del Auditorio, BAI Center, Cláusula 6 Anexo IV,  sobre la ubicación y emplazamiento de la escultura por parte del Arquitecto Mariano Bayon el Artísta Imanol Marrodán solicita al Ayuntamiento y a la Sociedad Ensanche 21 la totalidad de los proyectos presentados a concurso incluido el del proyecto ganador del Sr. Mariano Bayon.

«El ayuntamiento está siendo intransigente; vivimos en una época de baja cultura política»

Fuente: Gara

Nacido en Bilbo, aunque afincado Gasteiz, el artista Imanol Marrodán (1964) crea, idea y reflexiona desde su casa taller. En ese lugar imaginó «La inocencia, lo inesperado», que se ha visto obligado a defender, ya que el Ayuntamiento de Gasteiz la quiere trasladar, y así «mutilar». Denuncia la situación de su escultura y la vulneración de sus derechos como artista.

Itziar AMESTOY | GASTEIZ

Mutilada. Desvirtuada. «La inocencia, lo inesperado» fue creada para la plaza Euskaltzaindia y en ella, «sólo en ella», tiene sentido. Así lo defiende el artista Imanol Marrodán. La amenaza que padece es la futura construcción del BAI Center -conocido popularmente como el Auditorio- en el mismo espacio. Para denunciar esta situación el pasado 3 de febrero Marrodán se subió a lo alto de la escultura. El viento ondeó la bandera en la que se reclamaba «Rebelión y justicia »y alentó a rebelarse a todas aquellas personas que, como él, sufren injusticias.

¿Cómo ocurrió todo?

Cuando me comunicaron que iban a hacer un auditorio ahí, se abrieron unas conversaciones con el alcalde, Patxi Lazcoz y la ingeniería Idom hizo un anteproyecto de cómo debería ser. En ese anteproyecto se diseñó una plaza, ubicada a la entrada del auditorio. El alcalde se comprometió así a desplazar la escultura unos metros pero manteniéndola dentro de la misma plaza. No olvidemos que la escultura se hizo para ese entorno según las bases de un concurso.

¿Cúal fue su actitud?

Por el bien público no voy a hipotecar un espacio que es de todos. Si yo no moviera la escultura no se podría hacer el auditorio. Por eso me ofrecí a desplazar la obra y a que se integrase en el entorno, en la plaza del auditorio. La promesa de Lazcoz de que no iba a salir de ahí llegó hasta tal punto, que en el pliego de condiciones del concurso de arquitectura se incluyó, en la cláusula 6 y anexos 4, que todos los estudios de arquitectura debían integrar la escultura en el entorno inmediato, en esa plaza. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: